El ataque de los virus.

Esta última semana he estado desaparecido en combate, secuestrado por un ejército de virus de la gripe, que revindicaban la posesión de mis facultades físicas y mentales. Por suerte, mis defensas han resistido el ataque y sabiamente dirigidas por el comandante "Frenadol", han salido victoriosas, devolviendome casi intactas mis facultades, (si es que alguna de las tuve).
Vamos, que he estado malito.

1 comentario:

Leiruca dijo...

Me gusta tu blog, Igortxu.